Los meses avanzan en el calendario. Los vinos de prieto picudo de la última cosecha se perfilan en la cueva-bodega de Roales de Campos. Si nos visitáis un día cualquiera nos encontraréis a medio camino entre el viñedo y el lugar donde los vinos reposan en silencio. En otras ocasiones, nos hallaréis en otros pueblos o ciudades donde los vinos de Belote van encontrando su hueco. Los puntos de encuentro en los bares o en los restaurantes donde tenemos el espacio para imprimir nuestra marca. Sitios donde dejamos una parte de nosotros, del esfuerzo de cada cosecha.

También aprovechamos para conocer otros vinos y la oferta gastronómica de la temporada. Nos gusta formar parte de la vida de las ciudades. Integrarnos con los desconocidos, aprender de otras historias, anécdotas o cultura que nos es la cotidiana para nosotros. La de todos los días. Un manifiesto cultural es la gastronomía.

Si desde nuestro pueblo viajamos hacia el norte nos encontramos con Valderas. Una localidad de la provincia de León donde el bacalao es su plato estrella. Y qué bien sienta con un tinto joven de prieto picudo con un ligero paso por las barricas. La definición de una variedad que ha nacido para ser longeva y sorprendernos con el paso del tiempo.

VEN A LEÓN Y DESCUBRE EL PRIETO PICUDO. ¡NO ESPERES MÁS!

Continuamos nuestro camino y dejamos atrás Valencia de Don Juan, donde merece la pena detenerse y disfrutar del ambiente de sus calles y de la oferta gastronómica. En cuarenta minutos en coche llegamos a León. Una ciudad con encanto. Un lugar donde los viajeros se funden con la historia y la tradición. León acaba de ser nombrada Capital Española de la Gastronomía. Se lo merece. En los últimos años se ha producido una mejora de la restauración y los bares. ¡Qué lugares! Como cantó Gabineta Galigari hace unas décadas.

Os recomendamos un viaje a esta ciudad de origen romano. Diseñar una ruta de bares donde el Prieto Picudo, tanto en tinto como en rosado, es el vino estrella. Las tapas están incluidas con el vino. Desde la gastronomía local y propia de un clima frío como la morcilla o el chorizo, hasta nuevas elaboraciones y conceptos que últimamente nos han cautivado. Tenemos nuestros locales favoritos. Sí, pero tendréis que descubrirlos cuando vengáis a León. Y no os perdáis los restaurantes, la diversidad, la creación y adaptación. Si buscáis tendencia no os lo podéis perder.

¡Ah! Y no os olvidéis de pedir Belote o Calandria, nuestros vinos de Prieto Picudo.

 

 

Add comment

Nombre
E-mail
Website
Comentario

Necesitas ayuda? Habla con nosotros